lunes, 5 de septiembre de 2016

COMO HACER PANITAS Y NO MORIR EN EL INTENTO...

Asumo que no siempre me gustaron, que alguna vez puse cara de terror, pero hoy en día, bien preparadas, me encantan. A mi hija el nombre no le llama la atención para nada y visualmente, le dijimos que era carne... Le encantaron y fueron un éxito. Mi pololo por otro lado, no las puede ni ver, pero por mi y mi poder de convencimiento logré que al menos las probara y no sé si se volvió fanático de este plato, pero al menos se lo comió completo, sin reclamar y sin cara de tragedia, hasta me dijo que estaban ricas... Es un super avance.

El éxito de las panitas a mi gusto, está en el sofrito y en lo húmedas, o secas, que puedan quedar. Cuando quedan secas, la textura se vuelve algo desagradable... Te invito a probar esta receta de estas a veces poco queridas panitas. Son baratas y rápidas de hacer. Vale la pena el intento...



Ingredientes: 
- Agua hervida.
- Panitas (1 bandeja del supermercado).
- Sal.
- Aliño completo y comino (si tienes otra preferencia, adelante)
- Aceite.
- 2 zanahorias (medianas).
- 1 cebolla (mediana).
- Maicena.

Preparación:
Cortar la cebolla en pequeños y finos cubos. A su vez, pelar las zanahorias y rallarlas a una medida media. Sofreír en aceite y aliñar. Una vez que ya están a buen punto las verduras (me gusta que quede bien "fritita"), agregar las panitas y revolver. Agregar un poco de agua y sin dejar de revolver, esperar que se evapore (ojo, no al punto de que empieza a quemar la comida por supuesto) y repetir un par de veces. Una vez que las panitas ya están en su punto, agregar un poco de agua por última vez y espesar con 1/2 cucharada de maicena y espesar. Probar para rematar el aliño. Aliñar en caso de ser necesario. Servir con arroz es una buena opción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario